Ejercicios neurocognitivos para rehabilitar algunas funciones ejecutivas

Las funciones ejecutivas (FE). Son capacidades mentales encargadas de regular los procesos cognitivos durante la ejecución de tareas cognitivas complejas.  Las FE son importantes para planificar, organizar, guiar, revisar, regularizar y evaluar el comportamiento social, importante para adaptarse de manera adecuada al contexto. Su neurofisiología está ligada con el Córtex prefrontal.

Las FE son indispensables para el día a día, debido a que, garantizan el logro de objetivos o metas.  Por ejemplo, cuando organizamos un día ideal, iniciando con levantarnos temprano, pensando en las actividades que vamos a realizar, específicamente le damos un orden, inferimos sobre el tiempo que nos puede tomar hacer dicha tarea, desplazarnos de un lugar a otro, e incluso tenemos la capacidad de pensar en alternativas, es decir, improvisar, adaptar o cambiar, sin alterar el resultado.

Funciones ejecutivas

  1. Memoria de trabajo
  2. Razonamiento
  3. Planificación
  4. Flexibilidad cognitiva
  5. Inhibición
  6. Monitorización
  7. Toma de decisiones
  8. Resolución de problemas
  9. Cambio (shifting)
  10. Actualización (updating)
  11. Memoria de trabajo verbal y no verbal. 
  12. Inicio y finalización de tareas.
  13. Establecimiento de metas.
  14. Organización.

A continuación, conozca a estas tres funciones ejecutivas

  1. Memoria de trabajo:es la capacidad mental que tienen las personas para almacenar y procesar temporalmente la información. En otras palabras, las personas, pueden disponer, manipular y trasformar la información almacenada durante un periodo individual de tiempo.
  2. Razonamiento:es la capacidad mental que tienen las personas para resolver diferentes y diversos problemas, pero de manera consciente. También, esta capacidad estableciendo relaciones causales entre ellos.
  3. Planificación: es la capacidad mental que tienen las personas para generar objetivos o metas, que pueden ser a corto, mediano o largo plazo. Además, esta función permite desarrollar planes de contingencia y acción para buscar la manera de cristalizar, es decir, lograr lo planificado. Específicamente, esta función permite elegir a la estrategia más adecuada en base a la experiencia previa y a anticipación de consecuencias.

Tres ejercicios para rehabilitar estas funciones ejecutivas

La rehabilitación y estimulación de la memoria de trabajo, el razonamiento y la planificación, es un proceso secuencial, ordenado y planificado que inicia con la evaluación y el diagnóstico.

Ejercicios neurocognitivos

  1. Para rehabilitar la memoria de trabajo, consiste en ordenar una secuencia de números en movimiento, lo que será mucho más difícil cuantos más números aparezcan. Por ejemplo, números de dos cifras: 22-14- 56-48-98-66-32-12-88 ordenar de mayor a menor.
  2. Para trabajar el razonamiento, una actividad indicada es emparejar cosas que conocemos de la vida diaria y agruparla a una categoría a la que pertenecen. Por ejemplo. Cosas de la cocina: ollas, platos, vasos, etc.
  3. Para rehabilitar la planificación, una consigna bastante efectiva seria pedirle al paciente que ordene el proceso con los pasos lógicos y comunes de cierta actividad. Por ejemplo, nos podríamos ayudar con un grupo de fotografías de un paseo a la playa. En una variante también se puede pedir al paciente que planifique en base a frases.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *